El Gobierno atribuye violencia carcelaria a 26 bandas criminales

El horario de visitas en la cárcel El Rodeo terminó en amotinamiento y fuga de cinco reos, que horas después fueron recapturados en los alrededores de Portoviejo, en Manabí. |Foto: API

A las 09:00, la información del data center había emitido la alerta de los primeros indicios de amotinamiento en el centro de rehabilitación.Ayer comenzaron a funcionar cinco antenas inhibidoras de dispositivos móviles como parte del plan para reforzar la seguridad. Eso molestó a los presos, que se abalanzaron a los equipos y los destruyeron. Durante los incidentes, cinco reos lograron evadir los controles y escaparon por las mallas laterales del centro carcelario.

En un video se observa con la facilidad que salen de la cárcel, entre la maleza que rodea el lugar, en el este de la cabecera cantonal de Portoviejo. 200 policías llegaron para neutralizar el amotinamiento y tomar el control de la cárcel, con efectivos militares. La Policía montó un operativo para buscarlos vía aérea y por tierra. Más tarde, Edmundo Moncayo, director del Servicio Nacional de Atención Integral Personas Privadas de la Libertad (SNAI), confirmó que cinco reos se fugaron y fueron recapturados. Luego se hizo el conteo de presos. Siete resultaron con lesiones leves y dos recibieron descargas eléctricas tras dañar los equipos.

Este fue el segundo amotinamiento en la semana. El lunes pasado, en Cotopaxi, los incidentes dejaron dos presos asesinados, un policía herido y daños en la infraestructura. El pasado 5 de julio, en El Rodeo, 40 policías resultaron heridos luego de ser atacados por los presos durante un operativo de control de armas. La situación de las cárceles y la violencia provocada por presos ​ Desde la vigencia del estado de excepción carcelario, el 16 de mayo, se han registrado 14 asesinatos. La mayoría, entre amotinamientos y fugas. El Gobierno llamó ayer a la unidad nacional para superar esta crisis. Pidió apoyo al trabajo del SNAI, de los policías y de los militares. Los hechos “criminales que ocurren dentro y fuera de las cárceles están interconectados desde los tres centros de rehabilitación social más grandes del país”, dijo en el comunicado. Según el SNAI, hay 26 organizaciones: 15 operan desde la Penitenciaría del Litoral, seis desde Turi (Cuenca) y 5 desde la cárcel regional de Cotopaxi. Moncayo dijo también que “los controles en el interior de los centros carcelarios molestan a los intereses de algunas organizaciones y presionan para evitar que se realicen”.

El amotinamiento de la cárcel de Cotopaxi comenzó con un grupo de reos liderados por alias ‘Suzuki’. Con piedras y palos protestaron contra las medidas que se incluyen en el decreto de ampliación del estado de excepción, firmado el 15 de julio. Además, reclamaban que se mejorara la comida y la ampliación del horario de visitas. El líder de la revuelta fue asesinado luego por otro compañero de celda. ‘Suzuki’ cumplía una pena por asesinato y drogas y pertenecía a la banda de Los Choneros. El otro fallecido fue alias ‘Bryan’ , que supuestamente era de la banda denominada Los Paredes.

En tanto, ayer la Fiscalía de Azuay empezó a investigar las causas de la muerte de un preso en Turi. La noche del martes, en la celda 25 del pabellón denominado Samaritano, que es de máxima seguridad, apareció Juan C. con una soga en el cuello, sujetado a la litera. El fallecido cumplía una sentencia de 20 años por el delito de asesinato y fue trasladado hace un año desde Guayaquil. Cuando un agente de seguridad de la cárcel realizaba el conteo de los internos se percató del cuerpo colgado.

El Comercio / informado.com.ec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *